Como expertos en el tratamiento para alcohólicos en A Coruña sabemos que a la adicción al alcohol se tiende a dar menos importancia que a la adicción que generan otras sustancias. Esta errónea percepción resulta totalmente lógica si tenemos en cuenta que vivimos en un país donde el consumo del alcohol se encuentra totalmente normalizado y aceptado como parte de nuestros hábitos de sociabilización habituales.

El alcohol forma parte de la mayoría de nuestras reuniones sociales. Su acceso es sencillo, económico y a priori, consumirlo ni está mal visto ni causa un deterioro físico tan evidente como el provocan algunas drogas. Todo ello hace que detectar un problema de alcoholismo resulte bastante más difícil de lo que parece. En una sociedad donde se consume alcohol con frecuencia, ¿cuándo estamos ante un problema de alcoholismo?

Tras muchos años de experiencia dedicados al tratamiento para alcohólicos en A Coruña podemos afirmarte que existen tres situaciones claves para poder identificar este problema. Una de ellas es cuando una persona consume alcohol aun sabiendo que su consumo constituye un peligro y sin embargo no puede evitar hacerlo. Por ejemplo, a la hora de conducir.

También podemos hablar de un problema de alcoholismo cuando una persona no puede evitar consumir bebidas alcohólicas y esa ingesta le impide cumplir con sus obligaciones, sean estas acudir a trabajar, cuidar de sus hijos…

Y por último, otra señal de alarma es cuando una persona siente tal necesidad de beber, que incluso prefiere prescindir o abandonar una actividad social, laboral, ocupacional o recreativa para entregarse a su deseo.

Obviamente, nadie llega a estar situaciones de un día para otro, por eso es importante estar atentos si notamos que nosotros mismos o una persona cercana aumentan la cantidad de alcohol ingerida o presentan síndrome de abstinencia. En esos casos, es mejor ponerse en manos de profesionales como el equipo de la clínica psiquiátrica de Alfonso García Carballal.