El alcoholismo es una peligrosa dependencia que incrementa el riesgo de padecer enfermedades físicas y psicológicas. En el tratamiento para alcohólicos en A Coruña sabemos lo difícil que puede ser dejar de beber, y para ello el primer paso es entender lo que te ha llevado a esta situación.

Hay tres factores principales que condicionan el alcoholismo: el biológico, el psicológico y el social. Cada vez más estudios demuestran que tener antecedentes de alcoholismo en tu familia aumenta el riesgo de que otro lo pueda padecer. Asimismo, si tus amigos o pareja consumen alcohol de una forma habitual pueden terminar creándote una dependencia.

Como expertos en tratamiento para alcohólicos A Coruña, sabemos que los factores psicológicos juegan un papel fundamental. Si eres una persona que sufre de problemas de ansiedad o que tiene una autoestima demasiado baja, es probable que busques paliar ese malestar interior a través de la bebida. El alcohol funciona como un anestésico que te produce una falsa sensación de bienestar y de tranquilidad, liberándote momentáneamente del desasosiego interior. Sin embargo, el alcohol no es capaz de solucionar los problemas que te llevan a beber, todo lo contrario: los incrementa. No hay que olvidar que se trata de una sustancia capaz de producir depresión si se abusa de ella, por lo que termina por empeorar y agravar los síntomas previos.

Otro factor que aumenta el riesgo de dependencia es utilizar el alcohol como un remedio para los problemas personales. En ocasiones el estrés de la vida diaria puede resultarte tan abrumador que parezca que solo a través de la bebida puedes contenerlo.

Como puedes ver, no solo los factores sociales o biológicos son determinantes a la hora de sufrir un problema de dependencia del alcohol. Las causas psicológicas desempeñan también un papel muy importante, y desde la consulta de Alfonso García Carballal queremos ayudarte a superarlo.