¡Bienvenido a nuestro blog! Hoy inauguramos este espacio en el que queremos compartir contigo noticias y consejos relacionados con nuestro trabajo como especialistas en psiquiatría en Coruña.

Y para comenzar esta aventura, vamos a centrarnos en una de las principales líneas de actuación de nuestra consulta: la psicogeriatría. Con el paso de los años, la memoria ya no funciona como antes y aunque no se sufra ninguna enfermedad degenerativa como puede ser el Alzheimer, los olvidos comienzan a ser cada vez más frecuentes. Como cada día son más las personas mayores que acuden a nuestra consulta de especialistas en psiquiatría en Coruña por problemas relacionados con la memoria, en este post, vamos a compartir contigo algunos pequeños gestos que te ayudarán a ejercitarla y a mantenerla más despierta.

Seguro que has oído hablar de la famosa “zona de confort”,  algo que también afecta a nuestro cerebro cuando se habitúa a realizar una serie de actividades diarias que no le requieren demasiado esfuerzo. Obligarlo a salir de esa zona es una forma de activarlo y se puede conseguir con gestos mucho más sencillos de lo que piensas. Por ejemplo, darte una ducha con los ojos cerrados obligará a tu mente a tener que pensar dónde está el gel, dónde está el grifo… es un esfuerzo al que no estamos acostumbrados y que precisamente por eso, aporta mucho más al cerebro de lo que parece.

Otro gesto que puede parecer un juego y sin embargo resulta muy efectivo para ejercitar la memoria, consiste en utilizar, una vez a la semana, la mano menos hábil para realizar acciones como lavarse los dientes, peinarse, comer o abrir la puerta de casa. Este gesto obligará a tu cerebro a tener que pensar cómo se hacen unos gestos que normalmente realizamos por pura inercia sin que intervenga ningún pensamiento.

Asociar palabras con imágenes, hacer sudokus o jugar a tocar las extremidades inferiores con las contrarias superiores, son gestos que ayudan a activar nuestra mente y contribuyen a que los dos hemisferios permanezcan conectados. En la consulta de Alfonso García Carballal sabemos que la prevención es básica para evitar problemas mayores de memoria.